Maleta con gafas sombrero

¿Has hecho alguna reserva? ¿Te vas de viaje? ¿O te acercarás al pueblo? Sí, ya ha llegado para todos y todas las muy esperadas vacaciones de Semana Santa. No obstante, muchas veces las disputas familiares o el trabajo nos acompañan allí donde vamos truncando este esperado remanso de paz.

En la era de las nuevas tecnologías no paramos de “compartir” nuestra ubicación, qué comemos y a dónde viajamos y con quién. Sin embargo, ¿Esto es verdaderamente compartir nuestras vacaciones? Para, piérdete, pon atención a tus cinco sentidos, respira y comparte; estas son las cinco claves para aunque disfrutes de estas vacaciones, recargues pilas y, por qué no, vivas una experiencia más plena.

1. Para, cambia tu ritmo diario

Aunque parezca obvio y evidente que las vacaciones sean necesarias para realizar un parón, vivimos tan inmersos en nuestras rutinas y obligaciones que nos las llevamos con nosotros de viaje. Apaga el móvil, utiliza el modo avión y si no puedes por el tipo de trabajo que realizas, hazlo al menos durante un par de horas.

Cuando estamos sometidos a un estrés constante nuestra mente y cuerpo se resienten. Ante una reacción de alerta, nuestro organismo libera una sustancia llamada cortisol que, en resumidas cuentas, si se cronifica su liberación por un estrés prolongado puede generar enfermedades cardíacas como hipertensión arterial, etc.

2. Piérdete, sin tener la imperiosa necesidad de mantener la concentración

Una vez echado el freno, pon la mente en el modo “exploración”, “descubrimiento”, “descanso”. A veces, los más bellos rincones están más cerca de lo que crees. A veces no hace falta ni salir de casa para descubrirlos, simplemente puedes hallarlos en ti mismo.

Abre las ventanas de tu alma al mundo a través de una buena canción, pon un tutorial de yoga o de cocina. Aprende, crece. El cerebro, al igual que cualquier otra parte de nuestro cuerpo tiene memoria, y con el tiempo te devolverá aquello que le has dado. Quiérete, esta es tu asignatura pendiente y ahora puedes recuperarla. Piensa que sentirnos realizados aumenta la autoestima y la confianza en nosotros mismos, lo que traerá más cosas buenas a tu vida formando un ciclo que se retroalimenta a base de positivismo.

Sin embargo, si por el contrario quieres y puedes irte, no pierdas la oportunidad de hacerlo. Puede ser tan sencillo como perderte por tu propia ciudad, volviendo a ese rincón que tanto te gustaba ir con tus amigos de siempre como organizando un viaje. A poder ser, evita aglomeraciones o introducirte en los mismos ambientes que te envuelven en los días cargados de obligaciones.

3. Pon atención a tus 5 sentidos

Ahora que estás en un entorno en el que te sientes seguro y relajado, empieza a mostrar atención a tus sentidos. Cierra los ojos. Ahora intenta percibir todos y cada uno de los sonidos que te rodean, ¿cuántos puedes percibir? ¿Qué producen en ti? Pasa a oler tu entorno, ¿es agradable? ¿No te gusta en absoluto? ¿Te trae algún recuerdo? Si es así, para un segundo y describe cuál era.

Alarga tus brazos y acaricia suavemente aquello que tienes más cerca o tu ropa, percibe todas las texturas. ¿Sientes frío o calor? Si ya no queda un centímetro que explorar, entonces, abre los ojos. Abre los ojos al mundo integrando todas esas sensaciones que has percibido hace un momento. No te llevará más de media hora y vivirás la experiencia como nunca antes.

4. Respira profundamente

Observando cada detalle de tu entorno ahora, respira. También puedes cerrar de nuevo los ojos si así lo deseas. El ejercicio de respiración en sí consiste en:

  • Tomar aire lentamente y profundamente por la nariz mientras contamos hasta tres, intentando llenar todos los pulmones y observando como el abdomen sale hacia fuera.
  • Realizamos una pequeña pausa de pocos segundos.
  • Soltamos el aire por la boca mientras contamos hasta tres lentamente y notaremos como el abdomen se mete hacia dentro.

mujer tumbada

5. Comparte conversaciones, no publicaciones

Para una experiencia aún más plena y gratificante, no hay nada mejor que compartir este equilibrio que has alcanzado con aquellos que quieres. Ya sea un amigo, tu madre, la vecina de enfrente o con tu mascota. Comparte, pero comparte físicamente. Deja a un lado las redes sociales por un momento, los “selfies“. Disfruta de las risas, los silencios y las largas conversaciones hasta la madrugada. El tiempo es el regalo más valioso, pues nunca vuelve. Las redes pueden esperar, la vida no.

De una manera o de otra disfruta de tus vacaciones. Recuerda que es un tiempo para dejar a un lado las obligaciones y darte esos caprichos temporales que por lo apretado del horario que manejas en tu cotidianidad no puedes.

Rocío San Segundo Alonso

Aspirante a psicóloga... Puedo Asombrarte Si Intentas Observar Nuevamente. Es decir, P.A.S.I.Ó.N.

https://lamenteesmaravillosa.com/semana-santa-5-claves-disfrutar-la...



 ...Y,  coloca el cartel de "Cerrado por vacaciones mentales"

Mujer feliz respirando al aire libre

Muchos de nosotros estamos deseando que lleguen unos días sin ocupaciones ni agenda que logren que nos relajemos y permitan soltar ese estrés acumulado. A la misma vez, dejamos asuntos pendientes para esos días de vacaciones con el fin de realizarlos “con total tranquilidad”, postergamos decisiones acerca de nuestro futuro también para esos días mágicos o simplemente expresamos nuestro deseo de hacer lo que nos gusta en esas jornadas.

No nos damos cuenta de que las verdaderas vacaciones no se basan en tener días sin nada que hacer o para cambiar de actividades. Las verdaderas vacaciones son mentales y lo otro son días no laborables con otro tipo de “estrés”. Además, por si no fuera poco, algunas personas ni tan siquiera planifican un descanso y lo entienden como una forma de “estrés con más calma”.

La verdadera forma de descansar no solo se puede dar en días de vacaciones, sino que también es posible y recomendable en nuestro día a día. Así, evitaremos acumular un gran cansancio si somos conscientes de cómo funciona nuestra mente y de que el estrés procede en muchas ocasiones por dejarla en estado “on” para asuntos irrelevantes, sin demasiada solución y que solo nos hacen rumiar sin parar.

Motivados por ello, vamos a daros algunas pautas para conseguir esas ansiadas vacaciones mentales y que no se terminen convirtiendo en unas vacaciones con ansiedad. De la misma forma, vamos a intentar integrar esta forma de relajarnos en nuestra rutina habitual.

“Para la mente, cualquier asunto es como un hueso para un perro. Le encanta cogerlo, olerlo y mordisquearlo hasta la extenuación y, cuándo se le acaba, quiere otro”

Vacaciones mentales: qué son y cómo se consiguen

No tienes que pedirle días libres a tu jefe, ni permiso a tus padres ni opinión a tus amigas o pareja. Las vacaciones mentales suceden si tú quieres en cualquier momento o lugar. Lo más importante es establecer hábitos cognitivos y conductuales: los cognitivos nos ayudan a que sea nuestra propia mente la que regule la frecuencia y el malestar con la que vivimos algunos pensamientos y los conductuales nos ayudan a que lo anterior sea mucho más fácil.

Por tanto, vamos a nombrar numerosas estrategias para aseguraros no un mayor control de vuestros pensamientos. Ten en cuenta que esto no se puede conseguir, sino mejoramos nuestra convivencia con ellos.

Medita en algún momento del día

Meditar no solo es una técnica milenaria para lograr la calma. Diferentes estudios han puesto de manifiesto su efectividad como una herramienta de valor que facilita la acción terapéutica frente a la ansiedad. Por lo tanto, su efecto va más allá del mero placebo y realmente meditar genera una descarga mental a través de la calma física dirigida.

Mujer meditando con la naturaleza de fondo

El objetivo de meditar no es mantener la mente en blanco, sino conseguir ser observadores de nuestra respiración, pensamientos y emociones en plena consciencia. Entrenar esta práctica y llevarla a cabo al menos una vez al día reducirá nuestro malestar de manera significativa

Anota los pensamientos que no tienen solución

Dicen que para ser feliz hay que tomar decisiones. Ellas dirigen nuestro presente y encaminan de forma discreta nuestro futuro. Por otro lado, escapar de ellas o dejar que las tomen otros o el tiempo por nosotros no suele ser la mejor opción. Sin embargo, como todo, las decisiones tienen un tiempo y un espacio.

Está claro que no podemos cambiar de mente cada vez que entramos en el trabajo, en casa o damos nuestro paseo diario. Todo nuestro maravilloso procesador nos acompaña allá donde vamos. Sin embargo, sí podemos educar la mente para que sepa aplazar deliberaciones que solamente pueden enturbiar el desempeño de la tarea que estemos realizando en ese momento.

Igual que existe una atención para fijarnos en los objetos, sonidos o sabores, también existe una atención mental que puede ser dirigida a uno u otro lugar. Tomar el control de esta atención no es fácil: nadie nos lo ha enseñado y generalmente somos tan torpes haciéndolo que no hemos sido capaces de experimentar los beneficios de esta práctica.

Tampoco estamos acostumbrados a clasificar las decisiones. Hay algunas que ya hemos tomado pero a las que les damos vueltas como si fueran un chicle, otras sobre las que simplemente nunca ha existido tal disyuntiva (se basan sobre una mera hipótesis), otras que reclaman ayuda de una persona experta y finalmente otras que fáciles o difíciles tenemos que tomar. En función de una u otra, nuestra forma mental de actuar tiene que ser distinta.

Si no tienes posibilidades económicas para emigrar, por ejemplo, no estés deliberando sobre esa opción hasta que no obtengas los medios necesarios para hacerlo. Acorta el tiempo dedicado a pensar, hazlo cuando pueda ser una decisión verdaderamente viable. Anota estos aspectos para percibir el control sobre ellos, antes de que tomen el control de tu mente por la incertidumbre que implican.

tiempo

Por otra parte, si estás decidida a hacer algo no analices todo desde mil perspectivas distintas: todo tiene sus pros y contras, haz una lista con ellos y si te compensa lo positivo, decide lo más rápido que puedasNo hay que ser impulsivo/a pero hay que procurar no dilatar una decisión más y más tiempo.

Ponte en marcha

Caminar es una actividad enérgica y anárquica, tus pensamientos fluyen y parece que lo hacen al mismo ritmo que tu mente. Es como si le dieras un compás, un ritmo a través de tus movimientos en el que se encuentra muy a gusto. El movimiento también puede ir acompañado de una buena conversación con un buen amigo/a o de pintar o generar una forma de expresión en sí mismo, como las manualidades.

Recuerda la relación que existe entre el cuerpo y la mente. Utilízalo, no te acuerdes de tu cuerpo solamente cuando proteste. No olvides que es una gran herramienta que tienen comunicación directa con la mente.

Piernas de una mujer que anda sobre un camino de tierra

Establece control de estímulos

Es como si te pasaras todo el día llenos de calles atestadas de gente. Como el día antes de reyes por las calles comerciales, igual. No caminas a gusto, vas mirando a todos los lados y a ninguno y te llegan una gran cantidad de mensajes que te saturan. Lo más probable es que tú mente se pase en esta calle días y días. Además, también es muy probable que las veces que intenta escapar la retengas porque tienes la sensación de que fuera de ahí estas perdiendo el tiempo.

Ya sea por obligación o porque es lo socialmente correcto, tu mente va de lugar en lugar perseguida por ese ruido que no hay manera de apagar. Para y salte, túmbate y cierra los ojos. Acostúmbrate a escapar de vez en cuando, elige los momentos y no dejes que la necesidad te saque de manera atropellada por donde quiera. Que no lo haga como lo suele hacer, con una pérdida, porque parece que solamente nos hacemos una idea de qué va esto cuando nos toca, por desgracia, afrontar un duelo.

Cristina Roda Rivera

Psicóloga,Especialista Máster en Psicología clínica y social.

https://lamenteesmaravillosa.com/cerrado-por-vacaciones-mentales/

Visitas: 33

Respuestas a esta discusión

Me parece que era una buena idea.

RSS

Miembros destacados por mayor número de comentarios

MARGARIDA MARIA MADRUGA

Laura

JOSÉ REÑÉ BLANCH

Eduardo Leira


carmina solá solé

Para buscar

ZONAS HORARIAS MUNDIALES.

Click abajo.

www.miniportale.com/miniportal/reloj/index.htm

FACEBOOK


PARA SEGUIRNOS en Facebook PULSA AquÍ

 

Translate!

 photo ZODIACMOVING1_zps652ce20d.gif

Tiempo de Magia


Si eres nuevo...

 

AYUDA MANEJARSE POR ESTA COMUNIDAD

Visitas

reloj para mi sitio html clock for websites contador de usuarios online
Medidor de visitantes

contador de visitas para blog

Esta Red se inició 06/01/2009

TRANSLATER

      Translate!

        Traductor Google de esta red


    Traductor Textos y direcciones web

http://translate.google.es/

TIERRA Y FASE LUNAR

Vídeos

  • Añade un vídeo
  • Ver todos

© 2017   Creado por Nieve.-.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

User-agent: Mediapartners-Google Disallow: